201702.27
0

FAQ’S SOBRE LA LEY DE LA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Muchos de nuestros clientes se hacen muchas preguntas sobre la Ley de la Segunda Oportunidad. Y muchos de ellos, antes de contactar con nosotros, se realizan las mismas preguntas: ¿Es un trámite legal?, ¿Yo podría acogerme a ésta ley?…

Por este motivo, en este post que publicaremos a continuación, daremos respuesta a algunas de las preguntas más frecuentes que suelen hacernos sobre la Ley de la Segunda Oportunidad, para intentar acercar un poco más a todos a ésta ley aún desconocida para muchos.

LEY DE LA SEGUNDA OPORTUNIDAD:

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES SOBRE EL MECANISMO DE EXONERACIÓN

(PERDÓN) DE LAS DEUDAS.

1.- ¿En qué consiste exactamente “La Ley de la Segunda Oportunidad”?

– Nuestro objetivo como asesores, es dar a conocer la Ley de la Segunda Oportunidad, que a pesar de tratarse de una LEY, no se le está dando la publicidad de la que es merecedora y no ha llegado al consumidor privado, que es el principal beneficiado de la misma, lo que ha supuesto un fracaso respecto a la gran avalancha que se esperaba inicialmente.

Resumiendo, y de manera clara, rápida y concisa; la ley de la segunda oportunidad permite a todo particular, <<deudor de buena fe>> ( sea o no empresario) conseguir el perdón de TODAS sus deudas. De ahí su nombre de segunda oportunidad o volver a nacer, que es como muchas personas han titulado a esta ley, ya que da la oportunidad de empezar de cero sin deudas.

2.- ¿Qué se considera como <<deudor de buena fe>>?

– Éste es uno de los puntos más importantes y polémico de todo el proceso, ya que para que el emprendedor/ deudor sea considerado “deudor de buena fe” deberá cumplir varios requisitos,

Entre ellos:

  • Que, antes de acudir al concurso, haya intentando conseguir un acuerdo extrajudicial con sus acreedores.
  • Que no haya sido declarado culpable en el concurso de acreedores. Es decir, que el juez no considere que su insolvencia ha  sido provocada expresamente por el propio deudor.
  • Que en los 10 años anteriores a la petición del conurso de acreedores, el deudor no haya sido beneficiado otra vez por la Ley de la Segunda Oportunidad y que tampoco haya sido condenado por delitos contra el patrimonio, contra el orden socio-económico, de falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores.
  • Que en los 4 años anteriores a la petición del concurso, el emprendedor no haya rechazado una oferta de empleo “adecuada a su capacidad”. Y éste es un punto polémico, ya que la ley no detalla qué requisitos debe tener esta oferta para considerarla “adecuada a la capacidad” del deudor.

3.- ¿Cuál sería el primer paso para acogerse a la exoneración (perdón) del pasivo insatisfecho?

– Pues podríamos decir que el primer paso sería asesorarse correctamente por un profesional.

El procedimiento para acogerse a este mecanismo de segunda oportunidad contempla dos fases: Por un lado, el emprendedor/ deudor deberá intentar lograr un acuerdo extrajudicial con los acreedores y podrá intentar liquidar sus bienes inmuebles para abonar las deudas que se puedan pagar o pactar un calendario de pago para poder hacer frente a estas deudas.

4.- ¿Cuáles serían los requisitos que deben cumplirse para que el acuerdo extrajudicial tenga éxito?

– La ley establece que el deudor deberá presentar un plan de pago adecuado, con la cesión de los bienes no necesarios para el ejercicio de su actividad profesional que compense a los acreedores y que sea aceptado por una mayoría determinada.

En este caso, el valor de los bienes deberá ser igual o inferior a la cantidad que se debe.

5.- ¿Cuál es la trampa?

– ¿Trampa? No, trampa no hay ninguna. Lo que si hay y resulta evidente, son una serie de requisitos para acogerse a ella, así como unas ventajas y unos inconvenientes que cada particular debe valorar según sea su caso.

6.- ¿A qué requisitos nos referimos?

– Pues bien, nos referimos a unos pequeños condicionantes que la persona tiene que cumplir, muy sencilos y que la gran mayoría de la población no tiene ningún problema en superar, como son:

  • En primer lugar, que la suma total de la deuda no supere los 5 millones de euros, una cifra bastante elevada, creemos, como para que la ley llegue a casi todos.
  • En segundo lugar, que en los últimos 5 años no haya entrado en concurso de acreedores, o llegado a un acuerdo extrajudicial con sus acreedores.
  • En tercer lugar, que no haya sido condenado a sentencia penal en los últimos 10 años por delito contra el patrimonio “falsedad documental, delito con la Hacienda Pública o la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores”.
  • En cuarto lugar, ser un deudor de buena fe. Es decir, que no exista mala fe en los actos ni en la información aportada por el deudor durante el proceso.
  • Y en quinto lugar, que en los 4 años anteriores a la petición del concurso, el emprendedor no haya rechazado una oferta de empleo “adecuada a su capacidad”. Y éste es un punto polémico, ya que la ley no detalla qué requisitos debe tener dicha oferta para considerarla “adecuada a la capacidad” del deudor.

Como se puede comprobar, los requisitos son un simple trámite burocrático que no suponen ningún impedimento, para nadie, para poder acogerse a esta ley.


7.- ¿Y cuáles son los inconvenientes con los que se podrían encontrar?

– Siempre preferimos empezar por explicar las ventajas, que son: conseguir lo que se llama exoneración, condonación o el perdón de toda la deuda una vez transcurridos los plazos que marca la ley.

Y inconvenientes… solo hay uno y resulta evidente, ya que el particular pierde su patrimonio. “Te perdonana todas las deudas, pero es evidente que no puedes irte con los bolsillos llenos”, por decirlo de alguna manera.


8.- Este es un inconveniente importante… Por lo tanto… para qué tipo de particular puede ser interesante esta ley?

– Esta ley surgió básicamente a raíz de los numerosos desahucios que se produjeron en nuestro país por culpa de la crisis. Somos conocedores de que el precio de la vivienda en 2007 ( época de bonanza), no tiene nada que ver con el precio de la vivienda actual. Probablemente, una casa adosada de 3 habitaciones en aquella época, fácilmente, podía llegar a los 400.000 euros mientras que actualmente la podemos encontrar a mitad de precio.

Las familias que adquirieron una vivienda en aquella época se sobreendeudaron y para poder hacer frente a su hipoteca, ahora, se encuentran con verdaderos problemas. La venta de la casa no les soluciona nada, pues el precio que obtienen de ella es inferior al precio que deben a la entidad financiera, y se encuentran en una situación de “desesperación” de la cual no saben como salir.

Muchas veces, los particulares, acceden a créditos fáciles y rápidos que son fáciles de obtener pero que tienen unos precios muy elevados. No se dan cuenta, y poco a poco van haciendo “una pelota” tan grande que se acaban encontrando en una situación “insostenible”.

Todo ello, siempre, termima derivando en que los particulares acaban perdiendo la casa, y se quedan igualmente con una parte de la deuda ( ya que los bancos les sigue reclamando la diferencia), sin tener otra alternativa que no poder tener nada a su nombre y tener que entrar a formar parte de lo que todos conocemos como economía sumergida o mercado negro.

¿Cuántas personas hay que conocemos que no pueden cobrar más del salario mínimo interprofesional porque les embargan la nómina?, ¿Cuántas personas no pueden tener una simple cuenta corriente por miedo a los embargos?

Esta ley ha sido creada precisamente para que esta gente vuelva a aflorar en el mercado laboral y sencillamente puedan volver a empezar.

También hay otro colectivo, que serían aquellas personas que han avalado deudas de empresas o de los familiares o amigos, y que les acaban reclamando las deudas a ellos.


9.- ¿Podríamos decir que el deudor/ emprendedor se libera de todas las deudas?

– Si se hacen las cosas correctamente y siguiendo los pasos necesarios, sí. Se puede llegar a liberar de todas las deudas en un plazo de 3 a 5 años.


10.- ¿Aparecerá el emprendedor/ deudor en alguna “lista de morosos”?

– No. La obtención de este beneficio sólo aparecerá en la sección especial del Registro Público Concursal por un plazo de 5 años. Y según dicta la ley podrá ser consultado por las personas que tengan un interés legítimo para averiguar la situación del deudor, así como las Administraciones Públicas y órganos jurisdiccionales habilitados legalmente para solicitar la información necesaria para el ejercicio de sus funciones.

Dicho de manera sencilla, la lista podrá ser consultada por tres tipos de agentes sociales: las Administraciones Públicas, los bancos ( ante una petición de crédito, por ejemplo) o los posibles clientes y proveedores del emprendedor.


11.- ¿Las deudas desaparecen para siempre?

– Durante los 5 primeros años, las deudas desaparecen de forma provisional. Una vez pasado éste tiempo desaparecen para siempre. Sin embargo, cualquier acreedor podrá pedir al juez la revocación de la exoneración ( perdón) de las deudas si, en los 5 años posteriores a la admisión de la “segunda oportunidad”, el acreedor entiende que su deudor ha obrado de mala fe o ha obtenido ingresos en negro ( por medio de economía sumergida).


12.- ¿Hay gente que se ha acogido a ésta ley?

– Sí, pero no ha tenido el éxito esperado inicialmente. Ha sido una ley impulsada por políticas europeas y tal como hemos comentado anteriormente, para buscar una solución al problema actual de la economía sumergida. El tema es más preocupante de lo que la gente cree, y nos encontramos con personas con 30 y pocos años de edad que ya son declarados “insolventes” y esto puede hacer desestabilizar la balanza social, ya que todas esas personas no cotizan.


13.- ¿Es caro todo este procedimiento?

– Si se dispone de un buen asesoramiento desde el primer momento y te acompañan en todos los pasos de los procedimientos, no.

Los gastos que puede conllevar el procedimiento se reparten entre gastos de notarios, de asesoramiento y del mediador concursal. Por lo tanto, el coste de todo el proceso de segunda oportunidad puede variar en función del valor de los bienes y del importe de las deudas.

No obstante, la Ley de la Segunda Oportunidad tiene como principal característica que tiene un coste relativamente bajo para el particular.


14.- ¿ Cómo pueden ayudar despachos como el vuestro en la aplicación de esta ley?

– Analizabdo la situación de las deudas del particular y acompaándo al deudor en todos los pasos que se hagan durante el procedimiento; es decir, notarios, juzgados…


15.- ¿Podríamos decir que una persona con muchas deudas podrá salir de esta situación?

– Sí, por supuesto que sí. Todo el mundo tiene derecho a equivocarse y a una segunda oportunidad y esta ley te permite empezar de cero, sin deudas.


16.- Y en cuanto a los empresarios… ¿ tienen la posibilidad de recuperar su vida después de una experiencia empresarial económica nefasta?

– Sí, sin ninguna duda. El mediador concursal deberá analizar cada problema por separado, en el caso de los empresarios, pero nada es imposible.


17.- ¿A qué nos referimos cuando hablamos de “dación en pago”?

– La dación en pago es la acción de entregar un bien inmueble a cambio de saldar las deudas pendientes de pago. Esta es una de las fórmulas con las que el asesoramiento profesional puede ayudar al deudor.


18.- Estoy interesado en el procedimiento. ¿Cómo puedo iniciar los trámites?

– Contacta con nosotros sin ningún compromiso y te informaremos de todo lo que necesitas saber para poder empezar de cero.


19.- ¿Qué tipo de deudas entran en la Ley de la Segunda Oportunidad?

– Tanto deudas con pagos mensuales, estén o no al día ( préstamos, financiaciones, tarjetas de crédito y micro-créditos), como deudas que se deben enteras ( préstamos ya vencidos, deudas con alguna persona o empresa, avales…

Y en muchos casos, con una buena gestión, también se pueden resolver las deudas con Hacienda Pública y la Seguridad Social.


20.- ¿Qué razones suelen llevar al sobreendeudamiento?

– Las razones pueden ser variadas, por ejemplo: porque ha habido una reducción en los salarios o en los inggresos que suelen entrar en el hogar, una enfermedad que ha generado gastos excepcionales, por ser víctima de alguna estafa, por un negocio que ha ido mal (pequeños empresarios y emprendedores), etc.

Ahora bien, cada caso es único, por ello es imprescindible que estudiemos la situación de cada deudor para poder decirle si en su caso puede acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad y lo que podremos conseguir para él.


21.- ¿Hasta qué cantidad pueden perdonarme?

– Hasta 5 millones de euros. La ley no establece mínimos, sólo un máximo de 5 millones de euros.


22.- ¿Hay personas normales, individuales, que se puedan endeudas hasta cinco millones de euros?

– A priori resulta difícil de creer, pero nos encontramos con casos realmente preocupantes: elevadas hipotecas, préstamos para la compra de vehículos, vacaciones, avales… Cuando los particulares se dan cuenta de la cifra que deben ( más los intereses) se llevan las manos a la cabeza.

Cinco millones de euros es el límite máximo para acogerse al perdón de las deudas, margen suficientemente grande para que la mayoría de la población se pueda beneficiar de él.


23.- ¿Es conveniente acogerse a esta ley?

– Por supuesto. El deudor está haciendo lo que la ley exige. Es un derecho recogido en la ley, lo normal para situaciones de sobreendeudamiento. Si el deudor se acoge a esta ley podrá normalizar su situación económica y los acreedores conocerán su situación, lo que les evitará iniciar procesos judiciales contra él, que, en la mayoría de los casos no cobrarán.

También es la manera de volver a reconducir su vida, ya que en muchos casos, la gente se ve obligada a vivir en la economía sumergida.

Lo habitual hasta ahora hubiera sido que no se acogiera a ella en caso de sobreendeudamiento y que el particular tuviera que seguir jugando a intentar pagar a uno y ver cómo trampear para pagar a otro.

Un claro ejemplo de esto sería toda esa gente que se encuentra en esta situación tan agobiante y que necesitan más dinero del que cobran sólo para pagar deudas, y esto no les permite vivir. ¿Qué hacen? Pues piden un crédito, sin leer la letra pequeñay sin pensar en las comisiones que se les cobrará. Una vez han pagado la deuda… tienen que pedir otro crédito para pagar el que ya deben… Y esto se convierte en “el pez que se muerde la cola”, por decirlo de alguna manera.

Así pues, del mismo modo que se han rescatado bancos con dinero público, ahora existe esta ley que rescata personas muy endeudadas y les ayuda a que puedan empezar de cero sin deudas.


24.- Y si ante las deudas me quedo quieto y no hago nada o pido ayuda a la familia?

– A veces, la gente se asusta y piensa que la mejor solución a los problemas es no hacer nada, que ya se resolveran por sí solos, pero la verdad es que esta opción no resuelve nada, al contrario, es la peor decisión de todas. ¿Por qué?

          1) Las deudas seguirán aumentando ( se duplicaran o triplicaran) debido a los elevados intereses de demora y por los gastos    judiciales de demandas de cada uno de los acreedores.

          2) Permanecerá en las lisas de morosos por muchos años.

          3) Recibirá un acoso telefónico durante años con los daños psicológicos que ello le supondrá.

          4) Perderá la vivienda, pues pagando sólo la hipoteca, los acreedores de otras deudas le demandaran y le embargaran con el único objetivo de ejecutar la vivienda.

          5) No dispondrá de dinero para vivir, pues de tener nómina, le embargaran.

          6) No podré domiciliar nada en su banco, ya que le llegaran embargos diarios.

          7) Recibirá comisiones judiciales en su domicilio para que reciba las demandas.

          8) Nunca dormrá tranquilo y siempre vivirá con el miedo de las llamadas telefónicas y las visitas de los juzgados en su casa, en su trabajo, etc. Las deudas acabaran tanto con su salud física como mental.

Si usted tiene deudas tiene que hacer algo lo antes posible, ya que el no hacer nada supone de antemano tenerlo ya todo perdido.

LA SOLUCIÓN NO ES ESPERAR Y MANTENERSE INMÓVIL,

LA SOLUCIÓN ES ACTUAR

ley segunda oportunidad

Y por otra parte, pedir ayuda a la familia, a la larga termina con las relaciones interpersonales, ya que con el paso del tiempo, llega un punto en que la familia ya no puede ni a nivel económico ni emocional.

Es bien sabido que muchas personas que han pedido ayuda a la familia, o incluso a los amigos, han acabado enfrentados por los continuos reproches.

Por lo tanto, lo que aconsejamos en casos de sobreendeudamiento y ya que existe esta Ley de la Segunda Oportunidad, que te libera de todas las deudas y te ayuda a empezar de cero, es que te acojas a ella.

25.- ¿El Acuerdo Extrajudicial me dejará sin nada?

– Sí y no. A ver, para poder liberarnos de las deudas en la mayor medida posible, la liquidación de nuestro patrimonio se conforma como una necesidad que permitirá satisfacer, en cierta medida, las pretensiones de nuestros acreedores.

Sin embargo, a pesar de ser un acuerdo entre las partes ( deudor y acreedores), deben garantizar los medios económicos suficientes para conservar un nivel de vida digno.

Por lo tanto, se quedará sin patrimonio, pero también sin deudas y podrá vivir dignamente.


26.- ¿Qué pasa si no cumplo con el acuerdo?

– Los acreedores pueden pedir al juzgado que se revoque el acuerdo, volviendo a activar la totalidad de la deuda y que no vuelvas a tener derecho a solicitar la segunda oportunidad.

27.- ¿Puede el deudor continuar con su actividad laboral, empresarial o profesional?

– Sin duda. El inicio del expediente no impide que el deudor continúe con su actividad laboral, empresarial o profesional, dentro de los límites propios de los actos u operaciones de su actividad, siempre supervisado por el mediador concursal.

28.- Mientras se tramitan las negociaciones extrajudiciales, ¿se aplican intereses?

– No. Durante el plazo de negociaciónn del acuerdo extrajudicial de pagos y respecto a los créditos que se puedan ver afectados por el mismo, se suspenderá el devengo de intereses de conformidad con lo dispuesto en el art.59 de la Ley Concursal.

29.- Mi pareja se verá afectada, si ella no dispone de deudas?

– No. Es independiente de tu pareja, a menos que estén casados en “bienes gananciales” o tengan deudas conjuntamente. En este caso lo deberán solicitar ambos.

Art.Ic.- Cuando los cónyuges sean propietarios de la vivienda familiar y se puede ver afectado por el acuerdo extrajudiaicl de pagos, la solicitud de acuerdo extrajudicial debe hacerse necesariamente por ambos cónyuges, o por uno con el consentimiento del otro.

Si la vivienda habitual se puede ver afectada por la mediación, tu pareja copropietaria debe firmar la dación en pago o el acuerdo extrajudicial.

30.- ¿Y si el deudor no recuerda sus deudas?

– Nosotros le ayudaremos a buscar en el ASNEF y en los juzgados, a los acreedores olvidados.

31.- ¿Tengo que vender todos mis bienes para que me perdonen las deudas?

– El deudor tendrá que sacar todo el patrimonio. Con excepciones, como los muebles y el vehículo, si se necesita para el trabajo.

32.- ¿Quién tutela y controla mi caso?

– Estarás asesorado por profesionales, tutelando un Mediador Concursal o Administrador Concursal y finalmente el juez dará la sentencia.

33.- Soy avalista de otra persona ¿Puedo acogerme?

– Sí. Quedarás liberado del aval como del resto de deudas.

34.- ¿Quién administra mis bienes, mi sueldo… Quién decide qué gastos se pagan y cuáles no?

– Mientras se tramita el Concurso, un Administrador Concursal ( normalmente el mediador concursal), será quién te ayude en todos estos temas, atendiendo a tus circunstancias personales.

Para más dudas podéis contactar con nosotros en: segundaoportunidad@grn.es

O llamarnos al: 697 48 57 49